¿Cómo limpiar la mampara de ducha? | Stillö

Ideas con STILLÖ

¿Cómo limpiar la mampara de ducha?

Seguro que más de una vez te has preguntado cómo limpiar la mampara de la ducha después de que el resultado no sea el mejor. Te explicamos varios trucos para conseguir que quede reluciente ya que acumula suciedad muy fácilmente.​

Cuando terminamos de ducharnos, recogemos y limpiamos la ducha para que no queden ni pelos ni restos de jabones. Sin embargo poco a poco los residuos de cal que se encuentran en el agua, jabón y otros producos químicos de limpieza y aseo, se van adhiriendo poco a poco sobre la superficie dándole un aspecto opaco y descuidado.

Trucos de limpieza

Al final, si no se realiza una limpieza adecuada o ésta es superficial, se termina acumulando mucha humedad, cal y suciedad. Conseguir que la mampara del baño luzca "como en los catálogos" no es un proceso tan complicado si se toman una serie de medidas. La mampara acrílica se ensucia más rápido que el cristal y dura muy poco reluciente, de manera que hay que ser constante y al menos una vez a la semana la puedes limpiar en un bote de spray con una mezcla compuesta de un poco de amoníaco, alcohol y agua. Tienes que rocíar la superficie y los carriles. Posteriormente lo limpias con un trapo humedecido. Al usar amoniaco es recomendable utilizar guantes y mascarilla cuando lo apliques para evitar sufrir cualquier tipo de reacción.

Para la mampara de cristal se pueden utilizar de los productos específicos de la sección de limpieza de los supermercados pero uno de los mejores limpiadores y desinfectantes naturales que existen es el vinagre, y mucho mejor utilizar vinagre blanco. Por su composición química, el vinagre es el elemento ideal para limpiar el vidrio ya que no lo mancha ni lo maltrata. Para limpiar la superficie de la mampara sin problemas basta con diluir una taza de vinagre blanco en un poco de agua tibia y con la ayuda de un paño ir dibujando círculos Una vez eliminados los restos de cal o jabón hay que enjuagar el vidrio con agua caliente y por último pasar un paño suave y seco para secarlo.

Si las manchas de cal se resisten al poder del vinagre, prueba a mezclarlo con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Aplica la mezcla sobre la mampara y déjalo actuar durante 10 o 15 minutos. Transcurrido este tiempo retirarlo con un trapo húmedo y para acabar, pasar un paño suave y seco. Te sorprenderá su resultado porque volverá a brillar.

mampara de ducha

Consejos para mantener tu mampara reluciente

Mientras nos duchamos, gran parte de agua y jabón terminan incrustados en la mampara y en sus rodaduras. Para que estas zonas queden limpias, lo mejor será que, cuando terminemos de ducharnos, la rociemos con agua para conseguir así eliminar los restos de jabón. Además, conviene que dejemos la mampara y la bañera totalmente secos. Os planteamos algunos consejos:

  1. Aclarar la mampara después de cada ducha. La cal tiene tiene la particularidad de desprenderse y caer por el sumidero cuando usamos agua caliente, pero no cuando el agua está fría permitiendo su endurecimiento. En cualquier caso, te recomendamos que te hagas con una espátula de goma para secar la mampara de una pasada tras la ducha diaria, y evitar así que deje restos o bien pasar un trapo seco por la mampara para evitar que se acumulen los restos de suciedad.
  2. Ventilar el baño después de cada uso. Dejar la puerta o la ventana del baño abierta para que se vaya la humedad tras la ducha es muy importante ya que el otro gran enemigo de la mampara es el moho. Si se ventila y descongestiona toda la estancia de la humedad concentrada, se evitará el proceso de moho.
  3. Hacer una limpieza periódica en profundidad. A largo plazo las mamparas pueden perder su brillo. Para que tu mampara luzca siempre perfecta es importante limpiarla regularmente. Si la mampara permanece mucho tiempo sin recibir una limpieza profunda, será más difícil eliminar la suciedad acumulada. Semanalmenbte, recuerda rociar el carril y la mampara con zumo de limón o productos específicos, para evitar que las bacterias se propaguen y se produzca el moho. Cuando compres productos de limpieza, asegúrate de que son aptos para tu mampara y no la dañan

Unos sencillos consejos que te llevarán muy poco trabajo y conseguirán que tu mampara reluzca como el primer día.