Tipos de lavabo: Elige el que necesitas | Stillö

Ideas con STILLÖ

Tipos de lavabo: Elige el que necesitas

Uno de los elementos más característicos del cuarto de baño es el lavabo. Existen numerosos tipos y modelos en el mercado para elegir. El mejor consejo a la hora de elegir uno u otro modelo es saber combinar la practicidad con el diseño para que cumple perfectamente con su labor y además tenga una estética que se adapte a nuestro gusto y encaje con el resto de elementos del baño.

Los lavabos pueden clasificarse según el material en el que están fabricados o según su instalación. Si atendemos al material existen varios tipos: 

  • Material cerámico. La mayoría de los lavabos están realizados en este material y normalmente suelen tener una terminación de esmalte blanco. La cerámica es un material muy resistente, con gran impermeabilidad y, sin duda, el más económico. Si optamos por una solución fácil y sencilla, éste será nuestro tipo preferido. Es destacable que en los últimos años los fabricantes han multiplicado las opciones de diseño para "modernizar" los tradicionales lavabos cerámicos de toda la vida.
  • Acero, cemento, piedra... Agrupamos en esta categoría tipologías de lavabos mucho menos comunes pero que también han ido ganando terreno en el  mercado conforme el diseño en el cuarto de baño ha cobrado importancia. Respecto a los lavabos en acero es destacable subrayar que, si se opta por ellos, debemos elegir un acero inoxidable de gran calidad que sea durable y resistente, lo que hace que su precio sea bastante elevado. Por ello, este material se suele utilizar más en griferías y no en el conjunto del lavabo. Respecto a los de cemento o piedra se trata de piezas espectaculares con acabados muy estéticos pero que son poco comunes, bien por su precio o bien por su gran peso a pesar de que se pueden fabricar totalmente a medida para conseguir una adaptabilidad total al espacio.
  • Materiales sintéticos. Mármol compacto, resina, cristal... La llegada de nuevos materiales a los cuartos de baño revolucionó hace años las posibilidades de elección y también en los lavabos. Resinas que se integran en la encimera, mármoles o cristales que prácticamente permiten obtener soluciones para cualquier necesidad y para todos los bolsillos. En función de los materiales obtendremos soluciones con mejores posibilidades de mantenimiento y limpieza, durabilidad o impermeabilidad. El consejo es siempre optar por marcas reconocidas que garanticen la calidad del producto.

La otra clasificación, una vez conocidos los principales materiales utilizados, es aquella que atiende a la forma o tipología del lavabo. La primera clasificación hay que hacerla en función de la instalación del lavabo. Dentro esta tipología encontramos varias formas de colocar el lavado:

  • Lavabo para mueble
    • Encastrados o bajo encimera. Ambos se colocan encajados en la encimera. En el caso de los encastrados, el borde del lavado queda ligeramente por encima del nivel y se apoya sobre la propia encimera. Por su parte, en los "bajo encimera", el lavabo quedará al ras ligeramente oculto. En este último caso habrá que prestar especial atención a una buena impermeabilización para evitar filtraciones. 
    • Sobre encimera. El lavabo apoya completa y directamente sobre la encimera y toma protagonismo sobre la misma. 
    • Lavabo de encimera. Se trata de modelos donde el lavabo se integra en la encimera, es todo uno. Es el más común.
  • Lavabo sin mueble
    • De pie o pedestal. Se colocan sobre un pie de apoyo (pedestal) y no requieren de mueble. Ideal para baños que no necesitan almacenaje. 
    • Suspendidos o de mural. Son como los anteriores pero sin “pie”. Suelen ser de tamaño reducido e ideales para aseos o espacios reducidos.

Además de toda esta clasificación hay que tener en cuenta que existen también los lavabos de uno o dos senos o también con el seno desplazado o centrado sobre la encimera además de en diferentes profundidades y medidas. Es importante destacar que el modelo elegido también afectará a la grifería que debamos escoger.

En definitiva, muchísimas opciones para elegir siempre teniendo en cuenta nuestro presupuesto, necesidades, estética y mantenimiento y siempre atendiendo a criterios de calidad y durabilidad.