Platos extraplanos; una gran solución para nuestra ducha | Stillö

Ideas con STILLÖ

Platos extraplanos; una gran solución para nuestra ducha

Elegir un plato de ducha adecuado es fundamental para conseguir estética, limpieza fácil y seguridad. Los platos extraplanos son una opción a valorar por las ventajas que incorporan. Conozcamos cuáles son esas ventajas:

Los platos extraplanos suelen estar fabricados en resinas de poliéster con cargas minerales o, los de mayor calidad, con mármoles compactos y granitos con un grosor que ronda los 2 cm.

plato extraplano

  • Seguridad. Ducharnos de forma segura es indispensable. Evitar caídas y resbalones es un objetivo ineludible, especialmente si el cuarto de baño lo utilizan personas mayores o niños. El acceso a la ducha al estar prácticamente a "ras de suelo" es mucho más sencillo y evita tropezones. Además los platos extraplanos son totalmente antideslizantes, ya que reciben tratamientos de resinas para hacerlos más seguros. De hecho, alcanzan máximas clasificaciones antideslizantes -Clase 3 en el caso de los platos de piedra natural de Stillö y Clase 2 en los platos de resinas- lo que les confiere mayor seguridad frente a caídas que otros materiales tradicionales.
  • Durabilidad. Si queremos "una ducha para toda la vida" los platos extraplanos son una opción preferente. Pese a su escaso grosor, la mayoría de los platos de carga mineral son macizos y su dureza y rigidez son unas de sus características más comunes. Los materiales resisten golpes y se mantienen inalterables con el paso del tiempo.
  • Impermeabilidad. Su instalación "a una pieza" evita juntas y posibles filtraciones. Además los platos extraplanos no requieren de aislamientos internos como telas asfálticas. Sumado a esto, por ejemplo los platos de Stillö de piedra natural, reciben un tratamiento nanotecnológico que les confiere un coeficiente de absorción del 0% y una altísima protección hidrofugante y oleofugante.
  • Limpieza. La inexistencia de juntas o dibujos hace que la limpieza del plato sea muy sencilla. Basta con una esponja húmeda con jabón. Los materiales cuentan con una gran resistencia a los distintos agentes químicos. En el caso de los platos de Stillö, cuentan con un tratamiento nanotecnológico que es antibacteriano al 100%. 
  • Instalación. Colocar un plato extraplano es muy sencillo y quedará perfectamente integrado en el cuarto de baño. No hay que olvidar que para garantizar su uso, la instalación siempre debe realizarse por un profesional. Además pueden recibir sin problemas la colocación de mamparas sobre él.
  • Versatilidad. Los platos extraplanos se pueden fabricar a medida para baños con medidas especiales. En todo caso los fabricantes ofrecen multitud de medidas que se ajustan a los estándares para que siempre encontremos el plato que necesitamos.
  • Estética. Quedan perfectamente integrados en el cuarto de baño. Su diseño minimalista hace que las duchas sean un elemento que "no afea" el baño sino que lo ensalza.

En definitiva los platos extraplanos son una de las mejores opciones para tu ducha y una oportunidad para que tu baño luzca todavía más.