Espacio de ducha: descubre cómo mantenerlo correctamente | Stillö

Ideas con STILLÖ

Espacio de ducha: descubre cómo mantenerlo correctamente

El baño es, junto con la cocina, una de las estancias de la casa que necesita más limpieza. Sin embargo, hacerlo de manera incorrecta puede deteriorar los materiales. Así que vamos a ver unas pautas muy sencillas para que nuestro baño quede reluciente y se mantenga como el primer día.

Limpieza de los platos de ducha

Platos de ducha de resina

Utilizamos para nuestros platos un material coloreado en masa y con doble capa exterior de protección obteniendo productos altamente resistentes. Para su limpieza es recomendable usar agua y jabón o cualquier otro producto comercial de limpieza de baños y aplicarlo con una esponja o trapo.

Bajo ningún concepto se deben utilizar productos que contengan disolventes, ya que estos podrían dañar la superficie. Cuidar la superficie de manchas de productos con aceites tintes de cabello, esmaltes…y en el caso de que se produzca, retirar inmediatamente.

Platos de ducha de piedra natural

Su resistencia, sus diferentes texturas y su variedad y riqueza cromática son sólo algunas de las ventajas de la piedra natural que le han hecho uno de los materiales preferidos por decoradores y arquitectos.

No necesita cuidados especiales pero es aconsejable limpiar la piedra con agua y jabón neutro y en caso de que se produzcan manchas específicas de aceites, tintes de cabello, esmaltes…., eliminar a la mayor brevedad.

Limpieza de los grifos del baño

Para que los grifos permanezcan brillantes y limpios puedes utilizar una solución de vinagre con agua y frotar con una gamuza suave. Si las manchas de cal son muy visibles podemos partir un limón y frotar con él.

Limpieza de las mamparas de ducha

La cal y la humedad son los dos grandes enemigos de las mamparas, tanto para el vidrio como para los componentes en aluminio, acero, cromo… porque la humedad favorece su corrosión y deterioro. Para evitarlo es conveniente utilizar un paño seco con el que retirar los restos de agua de la mampara tras la ducha diaria para evitar que los restos de cal se acumulen en la mampara.

Para su limpieza recomendamos productos limpiadores que no resulten agresivos con los cromados o bien soluciones “naturales” como la mezcla de vinagre y bicarbonato y aplicarlo durante unos minutos. Una vez que se seque el producto, se frota con la esponja o paño y se aclara. Otra solución es mezclar vinagre y agua y extender sobre la superficie manteniéndola unos minutos antes de secar.