Claves para tener ordenado tu baño siempre | Stillö

Ideas con STILLÖ

Claves para tener ordenado tu baño siempre

Ordenar; esa es una de las tareas preferidas en estos días de confinamiento. En una situación normal no disponemos del tiempo suficiente para afrontar esta tarea que nos hará la vida más fácil y hará de nuestro hogar un lugar todavía más agradable. El turno del baño para la operación orden ha llegado. Conozcamos algunas claves para que nuestro baño esté y, sobre todo, se mantenga ordenado.

armario cuarto de bañoCinco pasos que tendremos que llevar a cabo para que nuestro baño quede perfectamente ordenado.

  • Planificar. Antes de empezar a abrir cajones y a "desordenar", tendremos que pensar qué queremos conseguir, analizando los diferentes espacios de nuestro baño, tomando medidas, etc. Una buena planificación hará que las tareas sean mucho más fáciles de realizar y el resultado el esperado.
  • Tirar. Es el momento de enfrentarnos a todos los productos que tenemos en nuestro baño y que ya forman parte de nuestro paisaje habitual aunque nunca usamos. Es el momento de tirar a la basura esas muestras caducadas de cremas faciales, colonias, productos en desuso... Gran parte del espacio está ocupado por productos y cosas que ya no usas ni usarás aunque no están caducados o de los que tienes varios repetidos; cepillos, peines, diversos productos de cosmética y aseo...¿Quién necesita cinco cepillos o tener una colección de neceseres cuando solo necesitamos uno o dos?
  • Clasificar. Mientras realizamos la primera selección de lo que se queda o se marcha al contenedor, es el momento de clasificar los productos según tanto su destinatario (para él o para ella o para todos) o bien por uso (diario, ocasional, poco frecuente). Los productos de uso diario siempre deberemos tenerlos a mano.
  • Compartimentar. Como espacio principal de almacenaje contaremos con un mueble con cajones que dividiremos con separadores que mantengan el orden más allá del primer día. Así, conseguiremos que todo permanezca en su lugar y de forma visible para poder utilizar lo que necesitemos en cada momento. A menudo muchos de los objetos del baño son de pequeño tamaño como cortauñas, útiles de maquillaje... y poder ordenarlos en compartimentos permite que todo permanezca donde tiene que estar. Existen en el mercado numerosas soluciones de prácticamente todas las medidas y materiales.
  • Repartir y agrupar. Si hemos planificado correctamente y nuestro baño tiene más de un espacio de almacenaje, por ejemplo un mueble auxiliar o unas baldas, deberemos de ir colocando por "familias" lo que realmente vamos a usar; juegos de toallas, secador, geles... El orden también incluye "multiplicar" las opciones de espacio con nuevas alternativas como ganchos para colgar, alguna balda más, etc. El resto, aunque nos neguemos a reconocerlo, no tiene mucho sentido que siga quitándonos espacio y confort.  O bien seguirá su camino hasta el contenedor o bien podremos guardarlo en otro armario en la casa, aunque tarde o temprano correrá la misma suerte.

El orden se disfruta y sobre todo "se ve" así que no caigamos en la tentación de ir dejando sobre las encimeras de los baños lo que más usamos. La sensación visual acabará por agobiarnos además de dificultar la limpieza diaria; "despejar es también limpiar" Y por supuesto, a menudo en el baño las cosas pueden mojarse así que antes de guardar, seca bien la maquinilla o el bote de pasta de dientes. Así reducirás la humedad y la suciedad dentro de los cajones. Tampoco acumules geles y champús o productos para el pelo en los bajos de la ducha o los laterales. Solo lo imprescindible y en un colgador o repisa para ducha.

Acuérdate que disfrutaremos mucho más de un baño ordenado en que tenemos "todo a mano", perfectamente colocado y agrupado por tipos de uso y productos. Además será mucho más fácil limpiarlo y mantenerlo perfecto.