Ideas con STILLÖ

Claves para aportar personalidad a tu baño

Hace mucho tiempo que el cuarto de baño dejo de ser un lugar plano y neutro desde el punto de vista decorativo. Las diferentes tendencias lo han vestido de color, se presentan habitualmente colecciones de accesorios de todo tipo, surgen griferías de diseño y mobiliario al gusto de todos los estilos, etc. Infinitas opciones para un espacio íntimo que debe brindarnos comodidad a la vez que reflejar nuestro estilo. Orden y comodidad, armonía y un toque personal son los ingredientes perfectos para lograr un espacio funcional y acorde a nuestros gustos más personales.

mueble baño- Orden y comodidad: Normalmente el cuarto de baño es un espacio reducido en el que tienen que convivir varios elementos imprescindibles como el sanitario, el lavabo y el plato de ducha o la bañera. Su distribución suele condicionar el resto de elementos pero es importante pensar con detenimiento cada una de las rutinas que realizamos en el espacio para dotarle de funcionalidad. Un baño ordenado y cómodo es la primera de las máximas. 

- Armonía. La elección de los accesorios debe ser una combinación perfecta entre diseño y funcionalidad. Tan importante es qué elementos elegimos como dónde los colocamos ya que algunos de ellos, como toalleros o colgadores fijados a pared, será difícil recolocarlos si no calculamos bien su ubicación. Esta "armonía funcional" no está reñida con la armonía "estética" ya que normalmente se suelen elegir accesorios que combinen en diseño y materiales con la grifería. De este modo, además de que el conjunto visualmente será equilibrado, podremos asegurar por ejemplo otras cuestiones más domésticas como la limpieza y cuidado uniforme de todos los elementos.

espacio baño- Toque personal. Dotar a un cuarto de baño de personalidad se puede conseguir de muchas maneras. Desde los propios azulejos o cerámica que escojamos, que podemos combinar con paredes pintadas con materiales resistentes a la humedad, pasando por los textiles (toallas, cortinas de baño...) hasta los propios accesorios (jaboneras, estanterías, carros auxiliares, colgadores, escobilleros o portarrollos). Estos últimos pueden cumplir su papel práctico y presentarse en armonía con el baño o bien provocar contrastes que le impriman carácter a la estancia. Si tenemos espacio, podremos optar por incluir elementos decorativos como jarrones, tarros de cristal, alguna planta o velas que nos ayudarán a dar un toque íntimo al espacio. También se imponen tendencias para instalar en el cuarto de baño elementos ajenos tradicionalmente a esta estancia como fotografías, cuadros o antigüedades que le doten de una personalidad propia.

En definitiva se tratar de convertir nuestro cuarto de baño es un espacio único que combine funcionalidad y estilo propio.