10 ideas para conseguir un baño ordenado | Stillö

Ideas con STILLÖ

10 ideas para conseguir un baño ordenado

En un espacio tan pequeño como suele ser el baño, el orden es algo fundamental. A menudo vamos acumulando elementos, recuerdos, muestras y "por si acasos" que van haciendo del baño un espacio en el que es difícil moverse en el día a día. Por eso te damos diez trucos para que puedas lucir de baño y sobre todo poder disfrutar del espacio todos los días y encontrar a la primera lo que neceistas.

  1. El orden empieza por la vista. Dicen que la primera impresión es la que queda y, por ello, tener un buen baño ordenado empieza por no sobrecargar lo que tengas a la vista, por ejemplo la encimera del lavabo. Deja sobre ella lo esencial y algún adorno que le otorgue personalidad.
  2. Útil por encima de todo. Coge fuerza y despréndete de lo que sabes  que es innecesario. Seguro que encuentras cosas que tienes el baño que jamás usaste (ni usarás) pero siguen ahí. Muestras de perfumes, cremas y más cremas, jabones de hotel... pequeñas cosas que ocupan y que sabes que no aportan y sí restan al orden en tu baño. El criterio para deshacerte de ellas es la utilidad; si nunca vas a necesitarlas, ¿para qué guardarlas?
  3. Planifica y piensa antes de ordenar. Apunta en un papel lo que usas y cuándo lo haces (periodicidad) para después asignar un espacio en función de su uso.
  4. Paredes. Aprovecha sin sobrecargar. Estantes o colgadores son perfectos para tu orden pero recuerda que no deben de convertirse en soportes de lo que no utilizas. Un baño sobrecargado -de nuevo la impresión- nos parece desordenado.
  5. Armarios de baño; un arma de doble filo. El mobiliario del baño es nuestro aliado y los grandes armarios bajo el lavabo la base para conseguir un baño ordenado pero recuerda que no cabe todo. Ten a mano lo indispensable y usa siempre separadores de cajón o compartimentos para aprovechar al máximo el espacio y clasificar cada elemento.
  6. Amarios auxiliares: Para lo que no usas tan a menudo. Los pequeños armarios son perfectos para aquellos elementos de poco uso pero que multiplican el espacio. Pincha aquí para saber más sobre ellos.
  7. Baños compartidos. Compartir es amar pero cada uno en su sitio. Si compartes el baño con tu pareja o bien lo usan varios miembros de la familia, define y acota los espacios de cada uno y donde cada cual debe mantener sus cosas en orden. Así cada cual encontrará lo que busca y necesita y será responsable de su propio espacio.
  8. Hay vida despúes del baño. Utiliza la despensa, armarios o la cocina para algunas cosas que a menudo nos empeñamos en meter el baño (botiquín, toallas de repuesto...). Además si tienes varias unidades de producto; geles, jabones... puedes guardarlos en la despensa si no tienes espacio.
  9. Si usamos un champú, ¿porqué tenemos siete? Usamos un champú pero tenemos varios en la bañera o en la ducha y lo mismo para los geles, cremas, peines, cepillos... Sabes lo que usas y lo que no. Atrévete a tirar lo que está ahí y forma parte del paisaje pero nunca usas. Con un elemento es suficiente. Así ahorras espacio... y dinero.
  10. Recuerda que "no es más ordenado el que más ordena sino el que menos desordena". Una vez que hayas conseguido ordenar tu baño, mantén estos hábitos para no tener que repetir el proceso a las pocas semanas.

Un baño ordenado lucirá más para tí y para tus invitados, permitirá que disfrutes más de él y puedas encontrar siempre y rápidamente lo que necesitas.