Soluciones de baño para movilidad reducida | Stillö

Ideas con STILLÖ

Adaptar un baño para personas con movilidad reducida

Que todas las personas de una vivienda puedan usar el baño con comodidad es una de las máximas que las marcas de baño siempre deberíamos tener presente. Hasta hace poco, un colectivo que estaba bastante olvidado era el de las personas con movilidad reducida. De hecho, si se querían incorporar soluciones que redujeran al máximo los impedimentos que estas personas tienen en su vida cotidiana, se debía acudir a tiendas especializadas.

La oferta y variedad que ofrecían este tipo de tiendas era más bien escasa. Sin embargo, actualmente algunas marcas de baño ya disponemos de un catalogo especifico con este tipo de productos. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta cuando se adapta un baño para personas con movilidad reducida? Os hablamos de 5 elementos en los que hay que prestar especial atención:

Mamparas

En caso de ser abatible, la mampara de ducha debe abrirse hacia fuera. De este modo, en caso de caída se podrá abrir y acceder al interior fácilmente, sin chocar con la persona afectada. Otra opción, es instalar mamparas con puertas correderas. Con ellas se evita el necesitar bastante espacio libre para que la puerta se pueda abrir completamente.

Plato de ducha

Ni qué decir tiene que el plato de ducha es mejor opción frente a la bañera. ¿Cómo debe ser ese plato?

En primer lugar, lo suficientemente espacioso como para que pueda estar dentro otra persona para ayudar. Además, debe ser antideslizante. El grado de antideslizamiento de los platos de ducha se indica en “clases” que van de la 1 a la 3, siendo los de Clase 3 los más seguros. Por otro lado, cuanto más extraplano sea y por tanto, más al ras del pavimento esté, mejor, ya que el acceso será más sencillo y con menos obstáculos. Por último, una manera de evitar tropiezos en el interior es que la rejilla o sumidero tenga orificios de menos de 2 cm.

Muebles de baño

El mueble del baño y el lavabo no deben impedir que una persona en silla de ruedas se acerque y use el grifo con comodidad. Por este motivo, el mueble debe ir suspendido dejando libre una altura de al menos 70 cm y el lavabo no debe de tener pie ya que sería un obstáculo para las piernas del usuario.

Además, hay que tener en cuenta la distancia que habrá entre el suelo y el lavabo, para que sea la más adecuada para la persona que va a usar el lavabo, evitando que le quede o muy alta o baja.

Grifería

Lo más conveniente es que el sistema de apertura sea del tipo palanca o mediante presión, puesto que un sistema que se base en tener que girar la muñeca dificultaría el uso. Además, el hecho de que sea un grifo que incorpore una tecnología que controle la temperatura evitará que la persona se pueda quemar con el agua caliente.

Accesorios de baño

Todos los accesorios del baño (toallero, jabonera...) deben estar colocados a una altura no superior a 120 cm respecto al suelo. De esta manera nos aseguramos que se llegue a ellos y se usen sin problema.

Dentro de los accesorios se debe prestar especial atención a las barras de apoyo. El colocarlas junto al inodoro, el bidé o dentro de la ducha, se trate de algo necesario para la seguridad y comodidad. En concreto, en el caso del inodoro se recomienda disponer de dos barras de ayuda firmemente ancladas para que la persona pueda apoyarse o agarrarse. Lo ideal es que ambas barras sean abatibles y se colocarán a 35 cm del eje del inodoro y a 70-75 cm de altura.


Evidentemente, todo lo que os acabamos de contar parte de un baño que en su conjunto se debe haber diseñado pensando en la accesibilidad, tanto desde la propia puerta de acceso como a nivel de las dimensiones interiores. Desde aquí os hemos dado unas pautas pero lo mejor es que os dejéis asesorar por un profesional para que os realice el proyecto de la manera más adecuada a vuestras necesidades.